1. Comprar una base de datos

El error de los errores.

¿Qué haces cuando te llegan estos envíos? Pues exactamente lo mismo va a pasar con tus campañas.

Tu lista de suscriptores tienes que crearla tu… uno a uno. Sólo te interesa tener en tu base de datos a personas que están interesadas en lo que haces.

Puedes incentivar el alta de muchas maneras: regalar un ebook, ofrecer contenido exclusivo, crear un minicurso…

Es mejor tener una lista con 100 personas que realmente quieran estar que no a 10.000 desconocidos.

Take away 1: No compres nunca los correos de tu lista. Construye tu lista de suscriptores uno a uno

2. No utilizar el proveedor adecuado/Pensar que no tienes que un proveedor

Outlook no sirve para hacer email marketing

Gmail no sirve para hacer envíos masivos.

LinkedIn no sirve para hacer email marketing

No son servicios de correo electrónico profesional. No puedes personalizar tus campañas, no tienen estadísticas ni informes.

Además son servicios muy lentos cuando hacen muchos envíos… la mayoría de proveedores van a bloquear tus correos o los van a marcar directamente como spam.

Los servicios de email marketing profesionales (mailchimp, aweber…), son eso, profesionales. Viven de ello, llevan años haciéndolo y están súper especializados.

Take away 2: Utilizar proveedores de correo electrónico profesionales para tu estrategia de Email Marketing.

3. Enviar correos a personas que no te han dado su permiso.

Esto es algo que te debe quedar muy claro: No puedes enviar un correo comercial a nadie que no te haya dado su permiso explicitamente.

¿Por qué? Primero porque es ilegal. Segundo porque es ineficaz, ineficiente y un pasaporte directo al buzón de SPAM.

Solicitar ese permiso es muy fácil si trabajas con proveedores como mailchimp, ya que todas sus listas son doble opt-in.

¿Que quiere decir esto? Cada usuario, al darse de alta en cualquiera de tus formularios/listas recibe un correo para confirmar la activación del permiso. De esta manera te aseguras que nadie hace trampas y se da de alta con el email de otra persona.

De igual manera ocurre al exportar tus listas, mailchimp te hace “prometer” que esa persona te ha dado permiso par estar en tu lista.

Take away 3: No enviarás correos a nadie que no te haya dado su permiso.

4. Suponer que la gente quiere saber de ti.

Imagina que tienes una lista de posibles prospectos. Durante años has estado trabajando en el sector y conoces a directores de empresa, proveedores, antiguos clientes, competencia.

Piensas que al ser gente relacionada con lo que haces van a estar encantados de que les informes de tus novedades. Decides incluirlos en una de tus listas y empiezas a enviarles newsletters, campañas de venta…

¿Crees que esos correos van a ser abiertos? Pues la mayoría NO. ¿Por qué? Estás haciendospam.

No es lo mismo la prospección por email (correos 1 a 1 en los que inicias una conversación, ofreces tu ayuda y están superpersonalizados) que hacer envíos masivos a gente que no te ha dado su permiso (recuerda el punto anterior)

Si quieres que tus prospectos reciban tu newsletter, tendrás que enviarles un email a cada uno de ellos invitándoles a que entren en tu lista.

Take away 4: No supondrás que la gente quiere saber de ti y de tu negocio.

5. Suponer que la gente se acuerda de ti.

Este es uno de los errores que más se repiten. Y uno de los gordos.

“Pillas” un email a través de uno de tus formularios. Has seguro el proceso doble opt-in. Esa persona quiere estar en tu lista.

Pero en vez de “impactar” con cierta regularidad, no haces nada. Eso si, al año envías tu campaña de venta, o una newsletter…

Después de tanto tiempo tienes muchísimas posibilidades de que no te recuerden y marquen tu envío como spam.

Take away 5: Enviarás emails a tu lista de manera regular. (Recomendable al menos una vez al mes)

6. Escribir como si vendieras “lavadoras”

Aunque sea un envío a mucha gente, estás escribiendo a personas. Piensa en que estás escribiendo a una sola.

Utiliza el mismo lenguaje que el de las personas que están en tu lista. Crea correos que puedan ser útiles para esas persona. Recuerda que quieres ayudarles.

No uses palabras como “Gratis”, “Gran oferta” o “Compra ahora”. Además de hacerte parecer como un vendedor de “lavadoras”, harás que salten todas las alarmes y los filtros de spam no permitirán que invadas buzones de correo.

Take away 6: Escribirás tus campañas pensado en que sean útiles para tus suscriptores

7. No crear una relación de confianza con las personas de tu lista.

Si realmente quieres llegar al momento de la venta, tienes que “currártelo”. No puedes pretender convertir tus suscriptores en clientes por arte de magia.

Enviar newsletter que realmente aporten valor, pensar siempre en los beneficios para tus suscriptores, “impactar” con regularidad… En resumen, crear confianza.

Tienes que demostrar que eres una persona que puede resolver problemas, en la que se puede confiar.

El email marketing no es enviar un correo a un montón de gente y ver si hay suerte. Es establecer relaciones, aportar valor y escuchar.

Take away 7: Si no estableces relaciones con tus suscriptores no conseguirás nada.

8. No tener en cuenta a los filtros de spam

El spam es simplemente correo no deseado. Es exactamente lo mismo que cuando recibes en tu casa un folleto que no te interesa y acaba directamente en el cubo de la basura.

Para que esos “folletos” no lleguen a tu buzón los clientes de correo usan diversas técnicas contra el spam. Una de ellas son los filtros de spam.

Estos son algunas cosas sencillas que puedes evitar:

  • Evita cierta palabras o frases. En la red encontrarás innumerables listado con las palabras a evitar en tu newsletter: Gratis, sexo, oferta, regalo dinero…
  • No abuses de los signos de exclamación: oferta!!!!!!!!!!!
  • No utilices mayúsculas. OFERTA DE ÚLTIMA HORA!!!!!!!!!!!!
  • No envíes emailsdemasiado cortos.

Take away 8. Escribe tus newsletter con sentido común para evitar los filtros de SPAM.

9. Pasar olímpicamente de las estadísticas.

Las estadísticas y los informes de tus campañas contienen información súper-relavante para tu estrategia de Email Marketing.

Desde luego que no hace falta que estés “enganchado” y mires las aperturas 20 veces al día, pero si es muy recomendable que compruebes siempre la efectividad de tus campañas.

Cada estadística es importante; la tasa de apertura te muestra el grado de confianza que has establecido con tu lista; la tasa de clics te habla de la calidad del contenido; la gente que se da baja te enseña si tu lista es o no de calidad…

Recuerda analizar al menos una vez las estadísticas de cada campaña.

Take away 9. Analizar siempre los informes y estadísticas de las campañas.

10. No comprobar que tu campaña va a funcionar en los diferentes clientes de correo

Desafortunadamente no hay ningún “estandar” para correos electrónicos.

Esto quiere decir que tu email va a ver diferente en función del programa de correo con el que sea abierto (gmail, yahoo…) y/o del dispositivo.

Afortunadamente no tienes que abrirte una cuenta en cada uno de ellos para comprobar si tu campaña se va a ver bien.

Los proveedores profesionales tienen funcionalidades (en mailchimp se llama box inspection) en la que verifican tu campaña en los principales programas de correo.

Take away 10. Comprobarás que tu campaña es ok en los principales clientes de correo.

11. No tener en cuenta los dos aspectos más importantes: El remitente y el asunto

El objetivo número 1 de tu campaña es que se lea. Quieres que abran tu correo y “devoren tus contenidos”.

La clave para que tus correos se abran esta en dos aspectos: El remitente y el asunto. Son especialmente importantes para que el destinatario decida abrir o no tu mensaje.

  • El remitente tiene que ser una dirección conocida. Si cada campaña que envías lo haces con una dirección diferente lo único que vas a conseguir es confusión. El receptor no va a saber quién le envía el mensaje y directamente va a ir a ya sabes donde… a la papelera.
  • En el asunto tienes que crear la curiosidad suficiente como para que abran el mensaje. En esas pocas palabras debes explicar la importancia del corro para el remitente y los beneficios que va a obtener si lee el correo. Es diferente si usas un asunto “Últimas noticias sobre Email Marketing” que “Los 14 errores que nunca puedes cometer en tu Email Marketing

Take away 11. Utiliza un mismo remitente para tus campañas. Escribe asunto que despierten interés.

12. No dejar que se marchen

Muy importante: Sólo quieres en tu lista a personas que quieran estar en tu lista.

Esto quiere decir que al que quiera irse tienes que ponérselo fácil. En un par de clics o simplemente escribiendo su dirección deberías poder abandonar tu lista.

¿Por qué? Si alguien al que no le interesa lo que cuentas sigue recibiendo mensajes, los va a marcar como spam o va a bloquear al remitente. Eso no te interesa.

Si varios destinatarios toman estas medidas, tu reputación empezará a deteriorarse y la capacidad de entrega de tus campañas se verá seriamente afectada. Es muy probable que muchos de tus correos acaben directamente en la carpeta de correo no deseado o que directamente no se entreguen.

Take away 12. No quieres a nadie que no quiera estar en tu lista.

13. Desconocer a quién debes enviar tus campañas. No saber quién es tu cliente ideal

El primer axioma de toda estrategia de marketing: Saber quién es tu cliente ideal. Sé que lo has escuchado un montón de veces.

Es imposible saber qué contenido crear, cuando enviar tus campañas, qué problemas o necesidades tiene y que producto vender si no sabes quién es tu cliente ideal.

Por lo tanto, antes de empezar cualquier tipo de estrategia y de enviar tus primeros menajes preguntate a quién se lo quieres enviar.

Take away 13. Tienes que conocer al destinatario de tus campañas: Tu cliente ideal

14. Intentar hacerlo todo sólo. No buscar ayuda y/o acortar tu curva de aprendizaje.

Hombre-orquesta. Así se puede definir a los que somos propietarios de un negocio unipersonal (freelances, micoremprendedores).

Tenemos que saber un montón de cosas. Es muy enriquecedor hacerlas cosas en modo DIY, buscar información por la red y poco a poco aprender. Pero muchas veces no hay tiempo.

Hay tareas más importantes para tu proyecto, como vender o idear nuevos servicios/productos.

Es muy ok buscar ayuda, tener a alguien que te guíe, te acompañe y resuelva tus dudas. En resumen, acortar al máximo tu curva de aprendizaje.